SIETE MINUTOS PARA SABER SI SE TIENE UNA BUENA VISIÓN PARA CONDUCIR

 

 


Revisión específica para evaluar la visión de los conductores dentro de la Campaña Visión y Conducción.

• Se trata de una medida, enmarcada dentro de la campaña de concienciación ‘Visión y Conducción’, que pretende contribuir a reducir el porcentaje de conductores cuya salud visual no es correcta.
• Luis Montoro, presidente de Fesvial y catedrático de Seguridad Vial de la Universitat de València: “Una mala salud visual es un problema en la vida diaria y en el caso del tráfico puede ser una tragedia”
• Pedro Cascales, Vicepresidente de Essilor España: “De igual forma que se revisa el coche, también hay que revisar nuestra visión para mantener la seguridad al volante”.

 

Madrid, 10 de julio de 2019.- Tras la realización de unas sencillas pruebas, un óptico-optometrista podrá saber si el estado visual de una persona es óptimo (saludable) para conducir. Así se establece en un protocolo creado por Instituto Varilux, del grupo Essilor, el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universitat de València y Fesvial que pretende contribuir a reducir el porcentaje de conductores cuya salud visual no es adecuada al volante. A través de una serie de pruebas específicamente orientadas a la conducción, el profesional obtendrá información determinante sobre el campo visual de las personas que conducen, su capacidad de recuperación frente a un deslumbramiento o si puede distinguir objetos con nitidez, entre otros aspectos, todas ellas capacidades básicas para conducir con seguridad. Se trata de una revisión totalmente complementaria al examen visual habitual.

“Aproximadamente 1.300.000 personas mueren al año en el mundo y en España cerca de 200.000 resultan heridas de mayor o menor gravedad. En al menos un 5% de esos accidentes de tráfico se encuentra involucrada la visión”, señala Luis Montoro, presidente de Fesvial y catedrático de Seguridad Vial de la Universitat de València. “Una mala salud visual es un problema en la vida diaria y en el caso del tráfico puede ser una tragedia”.

“El 90% de las decisiones que se toman durante la conducción vienen dadas por la visión. Por lo tanto, consideramos imprescindible concienciar a la población sobre lo importante que es la visión cuando se está en la carretera”, explica Pedro Cascales, Country VP Essilor España. “La seguridad vial empieza por una buena visión. De igual forma que se revisa el coche, también hay que revisar nuestra visión para mantener la seguridad al volante”.

La creación de esta revisión se enmarca dentro de la campaña de concienciación ‘Visión y Conducción’, que Essilor puso en marcha el año pasado a raíz del acuerdo alcanzado a nivel mundial con la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y que contó con la colaboración de RACE (como socio fundador de FIA en España) y de CEPSA.

Este año se ha sumado, además de Fesvial y la Universitat de València, la Fundación de la Confederación Nacional de Autoescuelas (Fundación CNAE).

“Los problemas de visión son fácilmente detectables y, la mayoría de ellos, corregibles. Su tratamiento es fundamental para una conducción sin riesgos”, explica Claudia de Escauriaza, óptico-optometrista de Instituto Varilux.

Esta revisión específica para conductores es totalmente complementaria al examen visual habitual y estará disponible en todas las ópticas adheridas a la campaña. Velar por la salud visual en la conducción mejorará la movilidad y aumentará la seguridad vial en las vías públicas.


Las seis pruebas que componen la revisión son:

• Anamnesis: se realizan al conductor preguntas sencillas con las que el óptico-optometrista puede anticipar resultados.
• Confrontación de campos: para obtener información del campo visual del sujeto.
• Agudeza visual en visión lejana: con ella se determina la capacidad de discernir detalles de manera nítida.
• Agudeza visual en visión lejana con bajo contraste: situación que se aproxima más a la visión real, con condiciones de luminosidad baja, como cuando anochece.
• Estereoagudeza: para comprobar la capacidad de la persona de ver en tres dimensiones, es decir, cuál es su capacidad de localización de los objetos en el espacio.
• Tiempo de recuperación tras el deslumbramiento: se cronometra el tiempo que tarda el sujeto en volver a ver tras sufrir un deslumbramiento.