FESVIAL MUESTRA SU PREOCUPACIÓN POR EL AUMENTO DE FALLECIDOS POR ACCIDENTES DE TRÁFICO EN 2016

  • La Fundación pide más medidas a largo plazo y una política preventiva ante el aumento de la contaminación en las ciudades.

Madrid, 3 de enero de  2017. La Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL) ha expresado su preocupación por el aumento de un 2.6%  en el número de fallecidos en accidentes de tráfico en vías interurbanas españolas durante el año 2016, respecto de 2015 (1.160 muertos en 2016 frente a 1.131 en 2015).

Durante 13 años (desde el 2003), el número de muertos en accidentes de tráfico en España tuvo un descenso paulatino hasta el 2015, año en el que el cómputo total de muertos en accidente de tráfico -tanto en ámbito urbano como interurbano- fue de 1.688 fallecidos, los mismos que en 2014. El hecho de que ya en el 2015 no se redujeran las víctimas mortales en el tráfico, tendría que haber dado lugar a una profunda reflexión y una revisión urgente de las estrategias y medidas que se aplican en seguridad vial, puesto que el objetivo en seguridad vial tiene que ser conseguir una reducción constante del número de accidentes y víctimas.

Las cifras de muertos del 2016 son muy preocupantes e indican de manera clara que hay que analizar e investigar de manera urgente los motivos de la situación actual y establecer medidas a lo largo del año 2017 que permitan mejorar las cifras de accidentalidad.

Según el Dr. Luis Montoro, Presidente de FESVIAL y Catedrático de Seguridad Vial, “el objetivo tiene que seguir siendo cero víctimas en accidentes. Para ello hay que desarrollar estudios e investigaciones en seguridad vial, con el objeto de conocer las causas de los riesgos en el tráfico y poder realizar acciones preventivas mucho más eficaces y rigurosas”. Son muchas las medidas que se pueden adoptar en relación con los cuatro grandes pilares de la seguridad vial: los vehículos (tenemos uno de los parques más peligrosamente envejecidos de la Unión Europea); las carreteras (que están a niveles de mantenimiento de los años 80); el control policial (estamos en un radar por cada 36.000 habitante cuando la media europea es de uno por 6.000); y el factor humano (potenciando las campañas y la educación y la formación de los conductores). Es preocupante dentro del factor humano, el incremento constante de los accidentes mortales por causa de las distracciones, debido fundamentalmente al uso del teléfono móvil cuando se conduce, un problema que está también presente en la mayor parte de los atropellos a peatones.

Desde FESVIAL se afirma que es un grave error caer en un exceso de confianza cuando bajan las cifras de muertos en el tráfico, como ha ocurrido en años pasados, porque la tendencia de la siniestralidad, tal y como se ha visto, puede cambiar. Es preciso conseguir que la seguridad vial vuelva a tener el protagonismo de años anteriores y lograr que este grave problema sanitario sea una prioridad social y política.

Respecto de las últimas medidas aplicadas por el elevado nivel de contaminación, desde FESVIAL se considera que las actuaciones a adoptar no pueden ser únicamente reactivas,  restrictivas y puntuales. Para evitar índices elevados de contaminación producto del tráfico de vehículos y sus graves efectos en las ciudades, es necesario tener previstos planes especiales (prácticamente inexistentes en España), que estén bien estudiados y fundamentados, y sobre todo que no sean improvisados, investigando bien todas sus efectos y repercusiones y en ningún caso olvidarse de la contaminación constante y diaria, que por sus efectos a largo plazo debe ser objetivamente la más preocupante.

Existen muchas estrategias para abordar el problema, pero no se aplican ya que el problema de la contaminación no parece ser un tema prioritario. Deberían crearse en las ciudades españolas patrullas verdes, como en otras ciudades europeas, para detectar y multar aquellos vehículos que contaminan por encima de los límites legales; habría que renovar los vehículos españoles, que son de los más contaminantes de Europa por su alta vejez; multar duramente a las empresas que falseen los datos sobre los niveles de contaminación de  sus vehículos; hacer regulaciones semafóricas o de movilidad, inexistentes en la mayoría de ciudades; endurecer las ITVs para los vehículos contaminantes; planificar y mejorar los transportes públicos y alternativos; informar, educar y formar a los conductores sobre estrategias para conseguir una menor contaminación de los vehículos, desarrollando por ejemplo cursos de conducción eficiente; aplicar los objetivos 20/20/20 de la Unión Europea; etc.

De entre todas estas estrategias, desde FESVIAL se considera fundamental la educación, la formación y la concienciación. A veces hechos tan simples como no llevar en el vehículo peso u objetos innecesarios o circular con una mala presión en los neumáticos, afectan de manera muy importante al consumo y la contaminación, algo que gran parte de la población desconoce. En Europa, por ejemplo, la mala presión de los neumáticos cuesta en combustible extra unos 10.000 millones de euros/año. En España por causa de la presión inadecuada se gastan una media de 50 litros extra de carburante por año/vehículo y  se generan unos ocho millones de toneladas de CO2.

Desde FESVIAL manifiestan que con la aplicación de medidas como las mencionadas, y desarrollando una adecuada y rigurosa estrategia preventiva, se podría conseguir una drástica disminución de los niveles de contaminación en nuestras ciudades.